lunes, 22 de septiembre de 2014

Terapia intensiva: déficit de médicos en un área crítica

Al igual que en neonatología, se agrava la falta de especialistas.

Que falten enfermeras no es novedad. Pero que en los últimos años haya disminuido el interés de los médicos por ciertas especialidades consideradas "críticas", al extremo de que ni siquiera se postulan para las residencias, es una novedad con muy mal pronóstico.

El Colegio Argentino de Terapia Intensiva (CATI) difundió un comunicado en el que afirma que la carencia de especialistas es un "peligro nacional". Revela que, por las condiciones laborales, entre 2007 y 2013 se triplicó la falta de médicos formados. Cardiólogos, clínicos o médicos de otras disciplinas están cubriendo algunos de esos puestos.

Lo mismo ocurre con neonatología, otra especialidad que el Consejo Federal de Salud (Cofesa) considera prioritaria, junto con emergentología, pediatría, medicina familiar, anestesiología, salud mental y ginecología.

"El sistema de salud está en estado crítico, una realidad que no se está considerando cuando se piensa en las políticas de salud. Hay un colapso, en el que la terapia intensiva es la más deteriorada del sistema", dijo Alejandro Risso Vázquez, vocal del CATI.

Ya hace dos años, el doctor Pablo Justich, entonces neonatólogo del Hospital Zonal de Bariloche, escribió en la revista Archivos Argentinos de Pediatría que"en la Argentina la falta de neonatólogos es un problema en aumento. La ausencia de un sistema de salud coordinado y organizado y la falta de adaptación del rol del neonatólogo a la realidad de la atención materno-infantil impiden la adecuada cobertura asistencial".

En todos los casos, la decisión de pasarse a otro servicio o concursar por la residencia en otra especialidad más rentable, con horarios más cómodos o sin tantas guardias (el 42% de los intensivistas, por ejemplo, realizan más de dos guardias semanales para mejorar sus ingresos), tiene mucho que ver con condiciones laborales poco atractivas para los médicos con más de una decena de años de formación o los que recién terminaron la facultad.

De sostenerse esta tendencia, Justich preveía que era "altamente probable que una población atendida por una especialidad diezmada, sobreexigida, inadecuadamente remunerada o con condiciones laborales adversas se vea sometida a riesgos que eleven la morbimortalidad infantil o que, al menos, no contribuyan a su reducción".

Desde Murcia, España, donde se doctoró en salud pública, señala vía mail a LA NACION: "No noto cambio alguno desde entonces; por lo menos, cambios significativos. Esto es consecuente con la complejidad del problema y la falta de una mirada integral para enfrentarlo. A pesar de los esfuerzos de los encargados del área de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud para regionalizar la atención materno-infantil, pienso que no se apunta a resolver el núcleo del problema de la atención de la salud de la población en la que la falta de especialidades críticas es un síntoma más de un modelo de gestión sanitaria agotado y obsoleto".

Propone no sólo redefinir el papel del neonatólogo (asegura que es un intensivista especializado en la atención de bebes en estado grave y complejo), sino también refundar un sistema de salud centrado en el paciente. "Con las características de nuestro sistema podríamos aumentar notablemente los especialistas de cuidados críticos, pero no resolveríamos el problema si no cambiamos el paradigma de gestión sanitaria", sostiene.

Condiciones desiguales

En 2007, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) y el CATI advirtieron que faltaban 700 especialistas para la cantidad de camas disponibles. Ahora, la misma estimación muestra que ese faltante se triplicó, según aseguran la doctora Carina Balasini, que preside el CATI, y Risso Vázquez. Habría que sumar unos 2100 intensivistas a los 1200 que atienden las 9116 camas en las 854 unidades del país.

En una muestra de 40 terapias, las entidades detectaron hace dos años que sólo el 9% de los médicos hacían guardias semanales en fracciones menores de 12 horas. El 91% restante se repartía casi por igual entre guardias de 24 o de 12 a 24 horas para atender una creciente demanda de camas para pacientes politraumatizados por accidentes, insuficiencia respiratoria, hemorragias e infartos cerebrales y cuidados posquirúrgicos.

En gran parte del país se están centralizando los cuidados críticos en los hospitales de las principales ciudades. En Santiago del Estero, por ejemplo, ese papel lo asume el Hospital Regional Ramón Carrillo. La terapia intensiva posee 16 médicos: hay terapistas, pero también cardiólogos, clínicos y emergentólogos para atender 18 de 22 camas habilitadas.

"En el interior, los hospitales están equipados para los cuidados críticos, pero no se pueden utilizar porque no hay personal. En los centros privados de la capital faltan intensivistas y las dos neonatologías prácticamente están cerrando por los pagos bajos de las obras sociales. No pueden sostener el servicio", cuenta el doctor Franco Giannoni, ex jefe de terapia intensiva del hospital y presidente del Colegio de Médicos de Santiago del Estero. "Tampoco hay un recambio generacional, cuando la vida útil de un médico dedicado a los cuidados críticos es mucho más reducida que en otras especialidades -agrega-. Además, falta el incentivo económico para ejercer especialidades en las que un paciente puede costarle al sistema unos 10.000 pesos por día."

Nuevos médicos

Cada año, en el país egresan entre 4800 y 5500 médicos de las facultades de Medicina, según informa la Dirección Nacional de Capital Humano y Salud Ocupacional del Ministerio de Salud.

El informe 2013 sobre el examen único para las residencias indica que en el país se ofrecen en los tres subsistemas de salud 4800 vacantes anuales para la formación de posgrado en las especialidades médicas.

"Es notable ver en las estadísticas del Ministerio de Salud que, a pesar de que se crearon más cargos de residencia, el número de inscriptos es menor. Eso se debe a las malas condiciones laborales en que se encuentran las especialidades", agrega Risso Vázquez.

Sólo en los hospitales de la provincia de Buenos Aires, este año se completaron el 100% de las 34 vacantes de residencias en anestesia con 308 inscriptos. En cambio, las 57 vacantes de terapia intensiva y las 61 de neonatología se completaron en el 52,6 y el 70,5%, respectivamente. "Lo deseable es que sea el 100%, como con anestesiología", reconoce el subsecretario de Planificación de la Salud del Ministerio de Salud bonaerense, Alejandro Costa.

Afirma que en la provincia existe la opción de dividir la guardia de 24 horas en dos de 12 horas durante la semana para aliviar la carga horaria. "Este año, la percepción es que mejoró la tendencia en la cobertura de vacantes para las residencias médicas en neonatología y terapia intensiva", dice.

En 2012, cifras oficiales hablan de que se había cubierto el 32% de las vacantes de terapia intensiva y en 2013, apenas el 28 por ciento. Este año, se cubrió el 52,6% de 57 vacantes ofrecidas para terapia intensiva y el 70,5% de los 61 puestos de neonatología, después de "años de cifras mucho menores".

Pero Justich se pregunta qué razones tendría un médico recién recibido para elegir ser intensivista o neonatólogo. "Si está pensando que la respuesta es la vocación -dice-, aclaro que debe ser promovida en lugar de desalentada."

Fuente: La Nación

jueves, 18 de septiembre de 2014

La ANMAT lanzó un sistema de consulta para saber si un medicamento es apto para celíacos

Ingresar a la base de datos
La entidad publicó online la base de datos para que las personas que sufren este trastorno alimentario consulten si un fármaco es libre de gluten y pueden tomarlo sin problemas. La medida se da luego que una asociación de pacientes denunciara que no se cumple la normativa que obliga a laboratorios a informar en los envases si un producto es apto o no para celíacos.

Desde hace un tiempo, la Asociación Celíaca Argentina viene denunciando que la industria farmacéutica no cumple la normativa que obliga a señalar en los envases de los medicamentos si son aptos para personas celíacas. Si bien la normativa está vigente desde el 2013, la mayoría de los laboratorios no informan si los productos son libres de gluten, lo que permite su consumo sin problemas. Ante esto, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) lanzó un sistema online para consultar si los fármacos tienen algún ingrediente que no puedan consumir estas personas. La planilla de consulta está disponible a través del portal de la entidad nacional.

Según informó la ANMAT mediante un comunicado, ya se encuentra disponible el acceso a consultas de medicamentos y especialidades medicinales que “están preparados con ingredientes que por su origen natural no contienen prolaminas procedentes del trigo, de todas las especies de Triticum, como la escaña común (Trítícum spelta L.), kamut (Trítícum polonícum L.), de trigo duro, centeno, cebada, avena y de sus variedades cruzadas”. Estos productos son aptos para celíacos.

En general, la presencia de gluten en los medicamentos se da en sus excipientes, es decir, en aquellos componentes que se agregan a la droga principal a los efectos de darle consistencia, forma, sabor u otras cualidades al remedio para facilitar su consumo.

Desde la Asociación Celíaca Argentina confirmaron que la disposición no se está cumpliendo, y que el tema es delicado para los celíacos. “Nuestra idea es acompañar y no quejarnos, pero esta norma es importante para los celíacos, que además de seguir una dieta estricta de alimentación libre de gluten deben tener precaución con los medicamentos”, señalaron de la ONG.

Cuando se conocieron las primeras denuncias, la ANMAT aseguró ante el diario Clarín que están trabajando para que la disposición (es la número 2574/2013) comience a cumplirse lo antes posible, pero no dieron más precisiones acerca de cuándo podría comenzar a aplicarse. Ahora, puso online la base de datos, a la que se puede ingresar (dentro del ítem correspondiente a “Medicamentos”), en el home de su sitio web.

Según lo establece una disposición de 2013 de la entidad, desde el 5 de mayo de este año todos los medicamentos de administración oral deben informar en sus rótulos y prospectos si contienen gluten o no; o sea, si son aptos para celíacos o no. Pero la norma no se está cumpliendo.

De la ANMAT informaron a Clarín que la demora se debe a que surgieron dificultades técnicas en los métodos para determinar la presencia de gluten en los remedios. “Los reactivos utilizados habitualmente para detectar la presencia de gluten en los alimentos, aplicados a los medicamentos, arrojan un número considerable de falsos positivos”, explicaron desde el organismo oficial.

Los plazos se están prolongando porque las técnicas se deben desarrollar y ajustar prácticamente desde cero, ya que no existen antecedentes a nivel mundial sobre análisis sistematizados de aptitud de medicamentos para enfermos celíacos, señalaron desde la ANMAT. La Argentina sería el primer país del mundo en el que los medicamentos estarán rotulados en función de contener o no gluten.

Fuente: Mirada Profesional Farmacéutica

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Condenan al ISSyS a brindar cobertura de gastos de traslado necesarios para tratamiento oncológico

Partes: A., O. E. c/ I. D. S. S. Y S. de la Provincia del Chubut s/ Amparo

Tribunal: Cámara de Apelaciones Trelew, Chubut
Fecha: 11 de Julio de 2014

Síntesis:

Hace lugar a la demanda de amparo y condena al Instituto de Seguridad Social y Seguros de la Provincia del Chubut a brindar de inmediato la cobertura integral de los gastos de estadía y traslado por vía aérea de la amparista y un acompañante que sean necesarios para el tratamiento de la enfermedad oncológica y las dolencias derivadas de ella. Asimismo declaró nulos los contratos de mutuos celebrados con la demandada, cuyas sumas habrían sido destinadas para afrontar el pago de coseguros y derivaciones. En tal sentido declara que constató el vicio de dolo, en los términos del art 931 y siguientes del C. Civil, ya que razonó que la actora tomó la decisión de contraer tales préstamos por ignorar que los mismos debían ser solventados por la demandada.

martes, 16 de septiembre de 2014

Por qué Israel mantiene a tantos pacientes entre la vida y la muerte

Cuando Ariel Sharon murió en enero de este año, ocho años después de un accidente cerebrovascular, probablemente había sobrevivido durante más tiempo de lo que habría sido el caso si hubiera vivido en cualquier otra parte del mundo.

Mano de un ancianoDesde 2005 es ilegal en Israel apagar los aparatos de respiración asistida cuando una persona se está muriendo o no tiene esperanza de recuperación. El resultado es que un gran número de pacientes pasan años en terapia intensiva, muchos de ellos en estado inconsciente.

Después de sobrevivir a Auschwitz sólo para encontrarse a sí misma sin un hogar familiar después de la guerra, Hava, que tiene ahora 80 años, se hizo una promesa a sí misma.

Cuando creciera tendría a sus hijos de joven, les proporcionaría un hogar cálido y luego después de que se fueran de casa, ella y su esposo, Schmail, tendrían una segunda infancia y esta vez, sería más feliz.

Durante un tiempo lo fue, pero luego su marido desarrolló una enfermedad cardíaca y un día, a la edad de 71 años, se desplomó.

Durante los últimos 12 años ha permanecido en una cama en un hospital psiquiátrico reconvertido en las colinas en las afueras de Jerusalén.

Al igual que todos los otros pacientes aquí, él está en silencio con un gran tubo conectado a un orificio en la garganta que insufla aire en sus pulmones.

Soporte vital

Hava pasa seis horas al día a su lado. "Trato de hablar con él", me dice. "Le hago saber que no está solo".

Está inconsciente, pero ella piensa que la única voz que reconoce es la de ella. "Trato de mantenerlo con vida," dice ella.

Algunos pacientes están apoyados en almohadas. Otros, los menos, se quedan mirando a la distancia, pero en su mayor parte cada sala contiene personas que se ven como si estuvieran durmiendo, de alguna manera suspendidos en el limbo entre la vida y la muerte.

En la sala de enfermería hay un monitor de circuito cerrado de televisión, donde los 20 pacientes se pueden ver en una pantalla y se ve muy poco movimiento, sólo personas dormidas.

En la mayoría de los países no existiría una sala como ésta. Los médicos y familias discutirían el estado del paciente y podrían haber tomado la decisión de apagar el ventilador de Schmail para permitir que muriese.

Pero desde 2005 esto es ilegal en Israel y se considera que es matar al paciente, incluso si ya se están muriendo.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Deberán indemnizar a la familia de un niño que contrajo poliomielitis luego de recibir la vacuna

Un fallo judicial obliga al Estados nacional y al gobierno de Santa Fe a pagarle a los padres del menor, que contrajo la enfermedad luego de recibir una dosis de la vacuna Sabin. Por el mal, el menor tienen una discapacidad parcial del 68 por ciento. Según las autoridades, ocurren este tipo de reacciones cada 1,4 a 3,4 millones de dosis aplicadas.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal ordenó al Ministerio de Salud de la Nación y la provincia de Santa Fe a pagar una indemnización a los padres de un niño que contrajo poliomielitis tras la aplicación de la vacuna Sabin, un hecho que puede ocurrir en 1 caso por cada 1,4 a 3,4 millones de dosis aplicadas. Los camaristas Jorge Alemany, Guillermo Tracy y Pablo Gallegos Fedriani evaluaron que, según los médicos y como consecuencia de la aplicación de la Sabin, “el niño contrajo poliomielitis post-vacunal, diagnosticada con fecha 24 de diciembre de 2003”, con “una incapacidad parcial y permanente del 68 por ciento”.

Respecto a la actual campaña de vacunación contra sarampión, rubeola y poliomielitis, en curso en todo el país, una fuente de la Comisión Nacional de Inmunizaciones-Conain informó que “dispone la inmunización de niños a partir del año de edad, por lo tanto, ya recibieron al menos tres dosis de vacuna Sabin durante su vida, evitándose la probabilidad de presentar parálisis asociada a vacuna (PAV)”.

Según los registros internacionales, la PAV puede ocurrir para el caso de la primera dosis en 1 caso por cada 1,4 a 3,4 millones de dosis aplicadas.

Los mismos estándares indican que para la segunda dosis, la probabilidad de presentar PAV es de 1 caso por cada 5,9 millones de dosis aplicadas y, en el caso de los contactos o personas cercanas al niño, es de un caso por 6,7 millones de dosis aplicadas.

Hasta fines de octubre “unos tres millones de niños entre uno y cuatro años deben recibir una dosis extra de dos vacunas, la doble viral -protege contra sarampión y rubéola- y la Sabin oral, independientemente que tengan el calendario de vacunación al día”, recordó la fuente.

La Sabin, de administración oral, se usa en la Argentina desde la década del ’60 y permitió eliminar la enfermedad hace 30 años, en 1984, además de evitar brotes a partir del ingreso al país de personas provenientes de otras naciones portadoras del virus o enfermas”, que pueden desencadenar un brote si la población no está protegida.

La Comisión de Inmunización es un organismo técnico que asesora a las autoridades sanitarias al tomar decisiones basadas en la evidencia y/o en la epidemiología local.

La sentencia fue dictada por la Cámara ante la demanda promovida por los progenitores del chico, cuya identidad se mantuvo en reserva.

En el caso “se verifica un supuesto de responsabilidad del Estado” por su “accionar lícito, específicamente derivado del ejercicio del poder de policía sanitaria”, determinó la Sala V del tribunal.

El niño nació el 22 de enero de 2003 por parto normal y dos meses después fue llevado para una consulta al Dispensario 25 de la ciudad de Rosario, donde le indicaron la aplicación de la vacuna Sabin y la Cuádruple, lo que se cumplió en el momento.

El tribunal condenó al Estado Nacional y al provincial a pagar 720.000 pesos en concepto de incapacidad y de 280.000 en concepto de daño moral, más los intereses –tasa pasiva- desde el 25 de marzo de 2003, momento en el que, según se consideró probado, se produjo el perjuicio al niño.

Como el fallo aclaró que la indemnización es “a nombre del niño”, en el caso que los padres quieran disponer del dinero, deberán requerir la venia judicial, con la intervención del representante de menores.

Fuente: Mirada Profesional