jueves, 26 de marzo de 2015

Rechazo de demanda por mala praxis contra médico cirujano

Partes: S.N.B. c/ P. E. G. s/ daños y perjuicios

Rechazo de la demanda de mala praxis pues no existe prueba trascendente que demuestre la existencia del pretendido nexo causal entre el obrar del médico cirujano y el perjuicio que la actora alega.

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil 
Sala/Juzgado: I 
Fecha: 3-feb-2015

Sumario: 

1.-Corresponde confirmar la sentencia que rechazó la demanda intentada, pues la actora pretendía el resarcimiento de los perjuicios derivados de la atención médica recibida cuando se realizó una mastopexia (elevación mamaria) y una blefaroplastia (lifting de párpados), y atribuyó la asimetría que presentan las mamas y la conjuntivitis crónica a las intervenciones, hechos que de la prueba pericial surge que no tienen relación causal con una mala praxis, pues la primera no dio el resultado esperable y las secuelas de la segunda resultan ajenas a su intervención quirúrgica. 

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 3 días del mes de febrero del año dos mil quince, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala "I" de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: "S N B c/P E G s/ daños y perjuicios" respecto de la sentencia corriente a fs. 296/302 de estos autos, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dres. UBIEDO, CASTRO y MOLTENI.

Sobre la cuestión propuesta la Dra. UBIEDO dijo:

I. La sentencia de fs. 296/302 rechazó la pretensión resarcitoria deducida por N B S contra el cirujano plástico E G P, imponiéndole las costas del proceso.

Apeló la actora y expresó agravios a fs. 320/322 los que no han sido contestados.

El conflicto encuentra su origen en la atribución de responsabilidad por mala praxis del demandado en la atención médica que dispensara a la paciente, a quien le efectuara el 26 de agosto de 2003 una mastopexia (elevación mamaria) y una blefaroplastia (lifting de párpados), las que fracasaran generándole daños estético, incapacidad psicofísica y daño moral. No es negado por el galeno que la primera de ellas no dio el resultado esperable y que las secuelas de la segunda -a su criterio- resultan ser ajenas a su intervención quirúrgica.Se niega el incumplimiento y los daños denunciados.

El decisorio recurrido rechazó la demanda con fundamento en lo dictaminado por el perito médico designado en autos y lo decidido por los profesionales del Cuerpo Médico Forense en la causa penal N° 10.935 quienes arribaran a la conclusión de que la asimetría que presentan las mamas de la actora como la conjuntivitis crónica no tienen relación causal con una mala praxis.

En sus agravios la actora reprocha que no se haya tenido en especial consideración que tratándose una cirugía estética, la obligación del galeno es de resultado destacando que éste encuadre evidentemente se ha desechado, a estar a la solución a la que se arribara. Critica que no se hiciera mérito de las numerosas irregularidades en que incurriera el cirujano, tales como no contar a la fecha de la operación con el título de especialista en cirugía plástica reparadora y haberle realizado la cirugía de párpados sin su consentimiento las que fueran puestas de manifiesto tanto por el perito designado de oficio sobre cuyo dictamen nada se ha dicho en el decisorio, como por Cuerpo Médico Forense.

II. Es sabido que el planteo de simples apreciaciones personales del recurrente, sin dar bases jurídicas a un distinto punto de vista, omitiendo concretar punto por punto los errores u omisiones en los que habría incurrido el a quo respecto de la apreciación y valoración de los elementos de convicción que le permitieron decidir, no constituye fundamento suficiente para la expresión de agravios. El memorial, para poder ser considerado como tal, debe contener la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considere equivocadas. En tal sentido, la carga sólo puede considerarse cumplida cuando se indican puntualmente deficiencias de la sentencia apelada, actividad que no corresponde considerar suplida con la mera postulación de afirmaciones genéricas, la remisión a escritos anteriores o la manifestación de desacuerdo con lo resuelto.Esos extremos -como lo ha decidido reiterada y pacífica doctrina de todas las salas de esta Cámara- no pueden considerarse agravios en los términos exigidos por el art. 265 y 266 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Dichos recaudos no pueden considerarse cumplidos por la pieza en estudio, máxime cuando se trata ni más ni menos que de la transcripción prácticamente literal del alegato (v. fs. 286/291), por lo que el recurso debe declararse desierto.

Es que, en el caso la apelante se limita manifestar que el galeno no contaba a la fecha de la intervención quirúrgica con el título de especialista en cirugía plástica y/o reparadora y que la operación en sus párpados la realizó sin su consentimiento, pero nada dice de las puntuales razones por las que el magistrado de grado desestimó el reclamo, cuales son "no haber probado la relación causal entre el hecho (acto quirúrgico) y el daño sufrido".

A mayor abundamiento, destaco en primer lugar -como lo ha sostenido esta Sala en anteriores integraciones, en fundamentos que comparto- que cualquiera sea la causa u objeto de la actividad del profesional en la aplicación de su ciencia, sea la recuperación de la salud del enfermo o el cambio de una imagen corporal que el paciente pretende, lo cierto es que en ningún supuesto puede afirmar o sostenerse que se logrará un resultado 100 % satisfactorio. El ejercicio de su profesión deberá tender a lograr el objetivo deseado para lo cual aplicará todos los medios a su alcance con diligencia, cuidado y preocupación, pero el resultado no puede ser aseverarse como certeza absoluta (conf. esta Sala; expte. 107.423/97 del 21 de febrero de 2006; id. 61.867/2003).

Por otro lado, el hecho de que el galeno prometa un resultado (determinado tipo de nariz o boca, pérdida de papada, levante de párpados, aumento o disminución de mamas o glúteos, reducción de abdomen, etc.) no hace a su obligación de resultado.No puede confundirse la manifestación del profesional que en un acto de ligereza promete lo que no es seguro de lograr, con el carácter de la obligación. La primera es un acto humano, lo segundo constituye una elaboración doctrinaria y jurisprudencial a fin de contar con elementos para analizar acabadamente las conductas.

Entiendo pues que se está ante una obligación de medios y si -como ocurre- la actividad del cirujano plástico se considera con mayor rigurosidad no lo es por tratarse de una obligación de resultado sino por el hecho de que someter a una intervención quirúrgica a una persona que goza de buena salud es exponerla a que por diversas contingencias su salud se vea afectada. Así mayor será el deber de diligencia del galeno quien debe sopesar la pretensión de la paciente, sus expectativas y las posibilidades de éxito y riesgos, informando sobre ellos con la mayor claridad y precisión. Los resultados negativos en casos de intervenciones estéticas difícilmente serán afrontados con entereza.

Ahora bien, en punto al agravio referido a que el demandado al momento de la intervención quirúrgica (26/08/2003) contara únicamente con el título de "cirujano general" y no con el de "especialista en cirugía plástica y reparadora", que adquiriera posteriormente (23/02/2003 -v. fs. 246-) resulta -a mi criterio- improcedente. Es que, aun haciendo uso de la facultad que emana del art. 163 inc.6 del CPCCN, no surge de las constancias de autos ni se acreditó fehacientemente que ese hecho (falta de título específico) haya influenciado en forma negativa en la producción de las secuelas que padeció la actora ni que obrara como causa eficiente de los daños invocados, máxime cuando de la pericia llevada a cabo en estas actuaciones se desprende que ".las secuelas detectadas en la actualidad en la actora forman parte de las formas de respuestas de cada organismo ante determinadas noxas, por ejemplo una herida quirúrgica, el resultado depende no sólo del caso quirúrgico sino de la respuesta individual de cada organismo a la agresión que significada una cirugía." ; que ".El parte quirúrgico adjuntado a la causa penal indica que se realizó mastopexia u blefaroplatia según técnicas habituales, no refiere complicaciones intraoperatorias, ni

surge del mismo una violación a la técnica habitual." y que ".la actuación del Dr. P se adecuó a las circunstancias de tiempo, modo, lugar y persona." (v. fs. 255/260). En igual sentido, los facultativos del Cuerpo Médico Forense concluyeron que ".de acuerdo a las constancias médicas leídas y analizadas, no se observaron apartamiento de la adecuada práctica médico quirúrgica." (v. fs. 119 respuesta a la pregunta 9 na. de la causa penal). Asimismo, tampoco se le requirió al perito designado en autos que se expida respecto a si un galeno con "especialidad general" podría llevar a delante las cirugías practicadas a la actora;0020si en caso de haberla realizado un facultativo con especialidad específica en la materia no hubiera padecido eventualmente las secuelas aquí denunciadas, etc; todo lo cual, era interés de la propia actora acreditar.

No soslayo, por cierto, la conducta reprochable que cabe atribuir al demandado quien, sin el consentimiento de la actora, le realizó un lifting de párpados, extendiéndose en aquello que habían convenido previamente.Sin embargo, coincido con el a quo en cuanto señaló que ".la accionante no reclamó con sustento en los daños que le hubiera podido ocasionar tal omisión, sino en la supuesta mala práctica que achaca al médico en la ejecución del acto quirúrgico, que según afirma le habría ocasionado conjuntivitis crónica." (v. fs. 301 vta.). Por lo que fallar en el sentido ahora pretendido implicaría alterar el principio de congruencia yendo más allá de los términos a los que las partes suscitaron la litis. Pero además, y aún si ello se admitiera, quedó acreditado en autos que tales daños no guardan relación causal con la intervención quirúrgica que le fuera practicada. Así, el perito designado en autos al responder la 6ta. pregunta del cuestionario del demandado que reza: ".Analizando la situación palpebral de la actora, indique si puede probarse fehacientemente que una conjuntivitis crónica provenga en relación causal de una blefaroplastia.", opinó que ".No, la actora presenta epicanto leve, ello no conlleva a una exposición conjuntival ni produce un síndrome de ojo seco, ni conjuntivitis." (v. fs. 259 vta.). En tales condiciones y no habiendo la recurrente cuestionado el referido informe, estimo que cabe estar a sus conclusiones (conf. art. 477 del Código Procesal).

Así las cosas, no existe en el caso prueb a trascendente que demuestre la existencia del pretendido nexo causal, el cual tampoco se lo puede presumir (v. Morello, Código.", v. II, p. 69, párr. 346 y palacios, "derecho.", Buenos Aires, 1977, t. V, p.453, entre otros). No habiéndose acreditado en forma acabada que los daños que se denuncian hayan sido consecuencia de un acto quirúrgico realizado indebidamente, no puedo entonces en el caso tenerse por configurado el nexo causal que necesariamente debe existir para poder imputar la culpa al responsable y determinar el acogimiento de la demanda.

Por estas breves consideraciones y en consonancia con los sólidos argumentos expuestos por el a quo, propicio el rechazo del recurso interpuesto y se confirme la sentencia apelada, con costas a la actora.-

III. Párrafo aparte merece el proceder reprochable del demandado, quien -como quedó acreditado- al momento de llevar a cabo la intervención quirúrgica de mastopexia por la cual fuera contratado, realizó -sin el debido consentimiento de su paciente- una blefaroplastia (lifting de párpados).

Por tanto si mi criterio es compartido propicio se remita copia de la sentencia de grado y de la presente al Ministerio de Salud de la Nación a fin de que se evalúe la conducta del profesional, a cuyo efecto se librará en la instancia de grado el oficio correspondiente.

Por razones análogas, los Dres. CASTRO y MOLTENI adhieren al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto.

Se deja constancia de que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida a lo dispuesto por el art. 164 2° párrafo del Código Procesal y art. 64 del Reglamento para la Justicia Nacional, sin perjuicio de lo cual será remitida al Centro de Informática Judicial a los fines previstos por las Acordadas 15/13 y 24/13 de la C.S.J.N.-

MARIA LAURA RAGONI

Secretaría

Buenos Aires, 3 de febrero de 2015.

Por lo que resulta de la votación sobre la que instruye el Acuerdo que antecede, se resuelve: 1°) confirmar la sentencia apelada; 2) imponer las costas a la recurrente; 3°) encomendar al juez de la instancia de grado que dé cumplimiento a lo consignado en el Considerando III.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

PATRICIA E. CASTRO

HUGO MOLTENI

CARMEN N. UBIEDO

Fuente: Microjuris

miércoles, 25 de marzo de 2015

Pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica piden mejor atención de prepagas y obras sociales

Especialistas y pacientes aseguran que existe “mala atención” en estas entidades para personas con esta enfermedad poco frecuente, lo que atentan contra su calidad de vida.

El desconocimiento, la burocracia y la mala atención de algunas obras sociales o prepagas dificultan la calidad de vida de los pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), afirmó Roberto Miranda, afectado por esa patología degenerativa y poco frecuente que compromete principalmente el sistema motor voluntario.

"Desconocen la ley de discapacidad y como no entienden la enfermedad, no saben tratarnos ni contenernos", afirmó Miranda.

"Hay mucha burocracia, empresas tercerizadas, te hacen dar mil vueltas para autorizar órdenes. Con Galeno tenemos una lucha para todo: se demoran en las entregas de medicamentos, no me daban los insumos, tardé más de dos meses en tener una férula que necesitaba. Y cuando al fin me la mandaron estaba mal hecha y tuve que volver a esperar, y el tiempo para nosotros es importante", señaló el hombre, afiliado a esa prepaga desde hace más de diez años.

Mariela Bettini, neuróloga del hospital Italiano de Buenos Aires y miembro de la Comisión Médica de la Asociación ELA Argentina, explicó que "la ELA es una enfermedad degenerativa que compromete principalmente el sistema motor voluntario, afectando a la neurona motora que conecta el sistema nervioso central con los músculos que realizan los movimientos. En un porcentaje importante de pacientes también afecta funciones cognitivas y conductuales por alteración de sistemas no motores".

El origen de la enfermedad no está dilucidado aún: "Se conocen muchos de los mecanismos involucrados en la muerte de las neuronas motoras y su afectación, pero no se sabe cuál es principio de la enfermedad", detalló la especialista.

"Se conocen muchos de los mecanismos involucrados en la muerte de las neuronas motoras y su afectación, pero no se sabe cuál es principio de la enfermedad" agregó.

Miranda trabajaba hasta hace unos meses en el área técnica del canal televisivo Telefe y era deportista: "Llevaba una vida sana, nadaba 20 kilómetros en aguas abiertas. En enero del año pasado, después de un viaje laboral, empecé a sentir que no tenía fuerza en un brazo, pero pensé que era cansancio muscular".

"Después de un tiempo volví a mis entrenamientos y noté que mi rendimiento había bajado. Fui al médico y me dijeron que era tendinitis, en varios centros quisieron infiltrarme y hasta operarme, pero no quise porque no me parecía lógico, uno conoce su cuerpo", contó.

Roberto remarcó que estuvo seis meses "dando vueltas" hasta que finalmente dieron con el diagnóstico correcto y que, como "no se sabe nada de la enfermedad, no sólo te hacen perder tiempo, sino que te mandan -por ejemplo- a hacer rehabilitación motriz, lo que en mi caso significaba un retroceso".

"Fui perdiendo la fuerza muy rápido, durante los primeros tres meses fui en caída libre. Cuando me dieron el diagnóstico ya tenía una pierna y un brazo muy débiles y me costaba caminar, y para diciembre ya había perdido toda movilidad y estaba en silla de ruedas", recordó.

Uno de los problemas más graves que tuvo con Galeno fue la falta de personal especializado: "Me lastimaron en los traslados varias veces por no saber cómo moverme. Desconocen la ley de discapacidad y no saben tratar al paciente correctamente, no tienen conocimiento ni entienden la enfermedad, no nos contienen".

"Gracias a mis amigos y a la gente de Telefe, que me apoyó incondicionalmente, conseguí enfermera las 24 horas y me contacté con la Asociación ELA Argentina, donde me asesoraron. A veces flaqueo y tengo mis momentos de angustia y bronca, pero pienso que la vida te pone estas trabas por algo; si Stephen Hawking lo sobrelleva hace 30 años, también puedo sobrellevarlo yo", bromeó Roberto, quien nunca perdió el sentido del humor.

Valeria Herrera, amiga de Roberto, enfatizó que "de acuerdo a la ley de discapacidad, la prepaga debería cubrir todo. No sabemos si la gente que atiende en Galeno desconoce eso o tiene orden de desconocerlo".

"Empecé a encargarme de los trámites para ayudar a Rober porque no podía hacer todo solo, y lamentablemente tuvimos mil problemas. Son muy burocráticos y se toman tiempos demasiado extensos para todo mientras la enfermedad avanza", denunció.

La mujer subrayó con indignación que "no les importa el paciente" y que "siempre que pueden evitar poner dinero, lo evitan".

"Por suerte, Roberto tiene gente que lo quiere y lo cuida, y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que tenga la mejor calidad de vida posible. Pero nos da mucha bronca que después de tantos años de aportar y no usar la prepaga ni para comprar un remedio, una vez que necesitamos algo que está contemplado por ley tengamos una lucha constante mientras Galeno sigue facturando", remarcó.

Según explicó Bettini, "la ELA no tiene cura actualmente, lo que no significa que no haya tratamientos. La única droga aprobada hasta el momento es el riluzole, que demostró enlentecer moderadamente el curso de la enfermedad. Además, es de gran importancia el control médico periódico y el tratamiento sintomático, destinado a optimizar la calidad de vida de los pacientes", destacó.

Como es una patología poco frecuente o "rara", muchos médicos desconocen sus síntomas iniciales y la confunden con otras, lo que retrasa el diagnóstico y hace que el paciente llegue al médico con un estado de enfermedad avanzado.

"Es sumamente importante el diagnóstico precoz para evitar complicaciones y contribuir a la calidad de vida de los pacientes", enfatizó Bettini.     

Fuente: Mirada Profesional 

martes, 24 de marzo de 2015

Día Mundial de la Tuberculosis

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis y la OMS insta a los países a redoblar sus esfuerzos para detectar, tratar y curar a las personas con tuberculosis, para así poner fin a la epidemia de esta enfermedad antes de 2030. La estrategia de la OMS "Fin de la TB" plantea tres pilares de acción concretas: la atención y prevención integrada centrada en el paciente, la definición de políticas y sistemas que permitan la prevención y la atención de la enfermedad, y la investigación e innovaciones necesarias para poner fin a la epidemia de la tuberculosis.


viernes, 20 de marzo de 2015

El mercado detrás de la donación

Lo anunció ayer la Provincia como una opción ante la escasez de donantes y una oferta privada que genera situaciones de inequidad

Para realizar más trasplantes, se comprarán córneas a Brasil, que tiene excedente de tejidos Aunque la donación de tejidos es un acto altruista que se realiza sin otro interés que el de ayudar, existe desde hace años un mercado formal a su alrededor. De hecho, si uno necesita un trasplante de córnea y tiene el dinero suficiente para no tener que esperar un donante, puede resolver su necesidad en clínicas privadas que se ocupan de obtenerlas en bancos del exterior; una opción absolutamente legal aunque no por ello menos injusta para aquellos pacientes que no lo pueden pagar. De ahí que frente a la escasez de donantes y una lista de espera cada vez mayor, la Provincia anunció ayer que saldrá a importar cerca de un centenar de córneas desde Brasil.

“En este momento hay unas 95 personas ciegas en la Provincia por problemas en las córneas y unos 1.700 pacientes que si bien no llegan a la ceguera se ven afectados por estos trastornos. A través de la importación buscamos poner en pie de igualdad a los pacientes que pueden pagar las córneas importadas en el sector privado con aquellos que no tienen los mismos recursos y que requieren del sector público”, explicaron ayer desde el ministerio de Salud.

A diferencia de lo que ocurre con el corazón, el hígado y otros órganos, con las córneas no hace falta que alguien sufra muerte cerebral -algo bastante infrecuente- para que llegue a convertirse en donante. Dado que estos tejidos pueden aprovecharse incluso doce horas después de que el corazón ha dejado de latir, casi cualquier persona que fallece podría contribuir con ellos a que otros recuperen la vista. El problema es que muy pocos lo hacen.

Pese a ser de sencilla obtención, las córneas son la causa por la cual esperan un trasplante más de un tercio de quienes se encuentran hoy en la lista del Cucaiba. Se trata de unos 1.800 vecinos de la Provincia de Buenos Aires cuyas vidas podrían mejorar por completo gracias a una donación que, en su caso, no requiere tanto de una chance excepcional como de voluntad.

Si bien el número de donantes de córneas en nuestra provincia viene siendo en los últimos años cada vez mayor, todavía está lejos de satisfacer su necesidad. Es así que muchas personas que requieren un trasplante y cuentan los medios para costearlo, recurren a clínicas privadas que, por unos 1.500 dólares cada córnea, las compran en bancos del exterior.

“Hay países que tiene una capacidad de obtención de córneas que está por encima de su demanda y las suelen exportar. Estados Unidos es el principal proveedor a nivel mundial, pero no es el único. De hecho nosotros estamos considerando la posibilidad de comprarlas en Brasil”, explica Adrián Tarditti, el presidente del Cucaiba.

Por lo pronto, el ministerio de Salud convocó a todos sus equipos de transplante de córneas para que pongan al tanto a sus pacientes acerca del aumento en su disponibilidad y, de ese modo, confirmen la cantidad exacta de personas que estarían en condiciones de someterse a un trasplante. “La idea es que todos los que están en lista de espera por ceguera puedan recuperar la visión monocular hasta que aparezca un donante que permita realizarles un trasplante en el otro ojo”; cuenta Tarditti.

Más allá de resolver los casos apremiantes, el CUCAIBA apuesta a que la importación de córneas genere una mayor conciencia sobre la necesidad de estos tejidos convirtiéndose en un motor para su donación. “El año pasado obtuvimos unas 600 córneas, de las cuales apenas la mitad resultó viable, y este año las proyecciones nos marcan que vamos a superar el millar”, comenta Tarditti, quien señala que aun así seguirían sin ser suficientes, por lo que hace falta que la gente tome más conciencia sobre la importancia de donar.

Cómo se llega

La principal causa de trasplante de córnea por ceguera es el queratocono, una enfermedad que modifica la curvatura normal de la córnea y que afecta, mayormente, a adolescentes y jóvenes. “La córnea normal es similar a un lente de contacto transparente. A través de la córnea llega la luz a la retina y se forma la imagen. Si la córnea se ve afectada por el queratocono se modifica su forma y la zona central se vuelve opaca, de modo que la luz no pasa a la retina y se pierde la visión”, explica la jefa del Banco de Tejidos Oculares del Cucaiba, Julieta Matanoff.

Pero lo cierto es que buena parte de los trasplantes obedecen también a perforaciones sufridas en la córnea como resultado de infecciones y lesiones accidentales que requieren de una intervención urgente. Entre las causas mas comunes de perforación de córnea se encuentran los accidentes laborales y la pirotecnia, pero también un mal uso de las lentes de contacto. No higienizarlas con los líquidos adecuados o no sacárselas por la noche puede dar lugar a infecciones severas que terminan requiriendo un trasplante.

Fuente: El Día de La Plata